30 agosto 2006

la vida como la plantilla de un blog

¿y si realmente fuera así?

¿y si realmente uno pudiera ir a la página inicial, al inicio de todo, donde sólo hay una plantilla básica, indefinida, impersonal, allí donde todas las cosas todavía están por nacer, donde todas las cosas son "todas las cosas", todas las posibilidades, todos los caminos, donde todavía no se ha elegido nada y el abanico está infinitamente abierto..., darle a un botón y reinventarse?

Más aún...¿y si realmente uno pudiera ir a ese inicio, modificar valores, y cambiar?

¿no resulta atractiva la idea de poder reelegir el tipo de letra, o el color del fondo, la fotografía de la cabecera, los links o el perfil, sin conformarnos con lo que venía de serie?

Quiero creer que es así. Quiero creer que quien inventó esto de las plantillas sabía que enlazaría con el anhelo genuino y profundo de cada uno de nosotros de mostrarnos únicos, individuales, con aspiraciones a rehacernos. ¿Por qué si no iban a existir tantas posibilidades de hacer una plantilla? ¿No nos conformaríamos con la misma, todos similares, sin diferencias en la forma, en la presentación, en la apariencia, aunque luego el contenido fuera individual?

Sin embargo, unos más, otros menos, nos vamos afanando con el proyecto de dar una imagen de nosotros que se acerque a nuestra esencia. Nos vamos comprometiendo, en la medida que creamos algo distinto a nosotros, aunque sea nuestro, a irnos rectificando, a irnos recreando a la vez.

Para que el creador y lo creado se asemejen. Para que sus caminos converjan. Y terminen por identificarse.

Y para ir acercándonos a esa esencia, buceamos por los entresijos, por las tripas de nuestro interior. Nos adentramos en lo que nos configura, en lo que nos hace ser como somos, para, después de conocernos, rectificar lo que no nos gusta y cambiar. Y modificamos el tipo de letra, el color de fondo, la fotografía de la cabecera, los links y el perfil. Afirmamos lo que nos gusta, eliminamos aquello con lo que no nos identificamos. Así de fácil. Sólo hay que tomarse el tiempo, y decidir.

¿Será posible que a lo largo de la vida podamos reinventarnos? ¿Será posible que este empeño por no conformarnos con la plantilla de serie, algún día dé su fruto y muestre de nosotros, los entonces ya trascendidos, los cambios, si es que existen?

¿No sería esto realmente esperanzador?

Yo, personalmente, quiero creer que es así. Así que, entro en mi plantilla...

y la rectifico.

Y me reinvento otra vez. Y confío en que el servidor, de momento,

continúe funcionando.

4 comentarios:

Mota dijo...

Feliz dia de los Blogueros.
Y como es menester te he incluido en mi lista en el artículo del Blogday.
Aunque no aparecerá publicado hasta esta noche.
Un abrazo

Júcaro dijo...

¿Qué me parece?
Me parece que tendré que volver por tu blog. Felicidades.

Paula dijo...

Muchas gracias, Mota y Júcaro. Espero seguir viéndoos por aquí

Hasta pronto

diario de a bordo dijo...

jo ya m explicaras eso de modificar plantillas xq yo trato de pasarme a bloggers a un nuevo blog q se va allamar el mordisco en la manzana peor oooodio las plantillas prediseñadas y queria crear la mia pero me da que no voya saber, m parece muy complicado