21 diciembre 2006

Instantes

Algunos instantes el mundo padece de desolación. Se encendieron todas las luces, todas, dudo mucho que quede alguna por prender, y suenan los villancicos, cada uno a su aire, nadie se encargó de coordinarlos, y no hay oidos que los escuchen. Las calles están desiertas, y cientos de bolsas con lazos esperan inciertas las manos que han de abrirlas. Ninguna es para mí. No avanza la niebla. Demasiados árboles talados le han encogido el alma, y llora en un rincón.

Algunos instantes me asomo a la ventana y sólo veo ruinas. Y un soldado está conquistando los desiertos y hace girar la hélice, y oigo sus gritos lejanos mientras afila sus balas y sé que este cielo que me encapota va a hacer que hoy le lluevan mis besos. Besos de arena donde no existe más camino que la dura roca escarpada, besos de ausencia que apenas rozarán su aliento, besos de angustia de saber que su soledad y la mía una noche más durmieron solas. Cabalga un trueno entre las nubes. Y le arrojo una manta con mi aroma, para que lo arrope y le cubra las penas que nadie le va a poder consolar.

Algunos instantes riego la tierra donde se esconden mis flores. Flores que germinarán en primavera, cuando los escombros hayan sido retirados y los cadáveres que aún están calientes descansen en paz por los siglos de los siglos. Cuando brille el sol y yo pueda ver su reflejo. Cuando la luna me cuente secretos y yo tenga ilusión de nuevo por revelarlos. Riego la tierra donde se esconden mis flores, como se esconde hoy mi esperanza. Y espero que todas crezcan y embellezcan mi vida, pronto, muy pronto, antes de que llegue la glaciación.


Algunos instantes llamo a las puertas, es cierto,
pero no hay nadie al otro lado.

23 comentarios:

Javier López Clemente dijo...

Hola Paula.

Ayer mis ojos caminaron sobre tus macetas, mis pies lo hicieron desde Don Jaime hasta Alfonso. Camino de ida y vuelta, como un soldado en una garita, como un fraile en el claustro. Encontré el itinerario... ahora sólo tengo que sembrar las palabras para que germinen, como tus flores, en la próxima primavera.

Salu2 Córneos.

LE MOSQUITO dijo...

Riego la tierra donde se esconden mis flores, como se esconde hoy mi esperanza

Riega también la esperanza, Paula; pero no esperes nada de ella. Sólo, riégala. Una vez nutrida, adelántate unos pasos y verás sus frutos. Ya verás que sí. La esperanza no tiene raices, al contrario que las flores. No esperes. Adelantate unos pasos...

Algunos instantes llamo a las puertas, es cierto,
pero no hay nadie al otro lado.


A veces puede no haber nadie, o que la puerta a la que uno llama es la equivocada; o que la equivocada es la persona que abre. A veces, no esperamos a que la puerta se abra, y ya estamos lejos cuando lo ha hecho.
Besos, y a ver si después de estas fechas hablamos de cocina...
¿Galletas con mantequilla?

LE MOSQUITO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Olvido dijo...

Yo
deseo
en esta Navidad
poder armar un árbol
dentro de mi corazón
y en él colgar, en lugar de
regalos, los nombres de mis amigos,
los que viven lejos y los que viven cerca,
los más antiguos y los más recientes, los que
siempre recuerdo y los que a veces olvido, los de horas
difíciles y los de horas alegres, los que sin querer herí y
los que sin querer me hirieron, los que me deben y a los que debo,
mis amigos sencillos y mis amigos importantes, los que me enseñaron
y los que se dejaron enseñar por mí. Un árbol de raíces profundas
para que sus nombres nunca sean arrancados de mí corazón
y nuevas ramas para que, nuevos nombres venidos
de todas partes se unan a los existentes,
den sombra
agradable y
que nuestra
amistad sea
un momento
de reposo en la
lucha de la vida.
Que en esta Navidad se haga de cada arma una flor,
de cada lágrima una sonrisa, del rencor la sabiduría del perdón,
de la paz una auténtica realidad
y de cada corazón una puerta siempre abierta ..
¡¡¡ FELIZ NAVIDAD !!!
Desde Uruguay
Olvido

florecita dijo...

Paulita...

la esperanza no es sólo del que espera... hay que moverse, transitar la vida... y saber que al deternerse también se escucha... hay ciclos... hay momentos... en este momento personal... en que los días se han vuelto grises y nublados en el Caribe... llame a una puerta... lejana... pero fue lindo saber que existe la gente... creo que lo sabes... andamos vibrando... desde aquí... con el amor que tengo... te mando un tibio abrazo... hay regalos para ti, para mi (aunque dude/mos)... te abrazo...

aPerfectCircle dijo...

Siempre me llevo buenos recuerdos de tus relatos...

"Cabalga un trueno entre las nubes"... excelente !!!

Nunca pensé que este día terminaría
Nunca pensé que esta noche podría estar
Tan cerca de mí

maite dijo...

entra sin llamar paula, ya lo sabes,
besos

Lis dijo...

los ángeles siempre van de paso, solos, a veces se quedan, cuando encuentran puertas abiertas y un riconcito calentito,
mi puerta está abierta, mi nido te espera, ya vendrán nuevos vuelos, arroparás nueva gente, seguirás tu camino y quizás otras soledades permitan compañía

amiga, cuenta conmigo...

Peggy dijo...

En algunos instantes me pierdo , en otros me encuentro , oscilando vamos viviendo , felices fiestas :) kiss

Ixchel dijo...

Tan hermosa mujer no encontrara una sino varias puertas y ventanas abiertas tan bellas letras y profundos sentimintos fluyen con esta temporada...

Anónimo dijo...

Cuando llames a mi puerta, será un verdadero placer abrírtela.

Es cierto que es muy dificil tener esperanza, cuando luchas tanto por las cosas, dejándote el alma y poniendo todas las ilusiones en ello, y ves que los frutos obtenidos no tienen la calidad que tu esperabas.

Quiero pensar que estas nieblas sólo se presentan, para que cuando desaparezcan, sepamos valorar mucho más lo que hay al otro lado.

Te deseo unos días tranquilos, en la armonía de tu nuevo hogar.

Mª Jesús

hugodenis dijo...

Estoy seguro de que tu vida se embellecerá, más pronto de lo que piensas.

Abrazos.

Sintagma in Blue dijo...

Siempre hay alguien al otro lado...

Paula dijo...

Javier, gracias por la ronda, gracias por el itinerario. Y mira que están buenos los capuchinos del lounche ¿verdad? Un abrazo bien fuerte

Le mosquito... estoy de acuerdo con tus palabras, totalmente. Pero falta un matiz, y es que, a veces, es necesario llamar a las puertas y que éstas estén cerradas. Se confabula el universo, esa es la gran maravilla, para dejarnos solos, un instante, sólo un instante... y no tener otra opción que seguir avanzando sin nadie más, comprobando hasta dónde abarcan nuestras fuerzas. Esos momentos son tan terribles como gloriosos, se llega a rozar la locura, para un momento después, comprobar que podíamos seguir, que podemos continuar, y que, evidentemente (y yo soy una mujer privilegiada en eso) las puertas nunca estuvieron cerradas. Las puertas cerradas, a veces, pueden salvarnos. Yo esto lo tengo muy presente, las dificultades, en la mayoría de las ocasiones, esconden tesoros que nos pueden hacer crecer. No sabes cómo agradezco tu compañía en estos días, y las flores que cuelgas. Un abrazo bien fuerte, mosquito.

Olvido, tus palabras, tu presencia,y tu esencia me acompañan, y te siento cercana... Desde este lado del mundo, gracias por estar ahí, y ojalá tú sientas también mi compañía

Florecita, tu ternura me conmueve, y tus palabras también. Gracias. De corazón.

Aperfectcircle, a mi también me dejas un poso bien bueno... Un abrazo, y gracias por tus palabras

Maite, ya lo sé, amiga, cómo no iba a saberlo...

Lis, compartimos esperanza, y momentos... Cuento contigo (ínmejorable regalo, un millón de gracias). Cuenta tú conmigo también.

Peggy, así es la vida, y gracias a esas oscilaciones, nos conocemos. Gracias por tu visita, por tus palabras

Ixchel, la vida nos puede dar tantas y tantas sorpresas... Y sí, todo está fluyendo, y eso es una maravilla.

Mª Jesús, hay lecciones ocultas en cada momento que nos toca vivir. Y es apasionante poder descubrirlas. Una no vuelve a ser la misma. Yo también te deseo unos días tranquilos, ahora, y en los días que han de venir

Hugo, yo también estoy segura de eso...

Sintagma in blue, siempre, siempre hay


Felices fiestas a todos.

¡qué gusto da teneros por aquí...!!!

almena dijo...

Que en cada puerta a la que llames encuentres una calurosa acogida.

Feliz Navidad

:)

conciencia personal dijo...

Yo en instantes me pierdo.

Abrazote y buenos deseos.

Monique.

El detective amaestrado dijo...

Y en algunos instantes, uno abre la ventana de su ordenador y se encuentra unas palabras desplegadas que le traspasan...Felices palabras para el próximo año, Paula

Rocío dijo...

Pauliii! Pasaba pa desearte una feliz navidad... Que disfrutes junto a toda tu gente :)

Axel dijo...

que los instantes esten llenos de amor paz y felicidad en tu vida y en la de tus seres queridos... feliz navidad y que un nuevo amanecer en este nuevo ano...

llenen de esperanza tu vida

besos...y fuertes abrazos

Paula dijo...

Almena, mil gracias por tus deseos

Conciencia personal, lo bueno de perderse es volverse a encontrar... ¿no te parece?

Detective, ojalá para el año que viene nos lluevan felices palabras

Rocío y axel, mil gracias por vuestros deseos


un abrazo a todos

LE MOSQUITO dijo...

Y qué buenos matices los que anotas, Paula. Creo entender y compartir la idea de las puertas cerradas a tiempo; o que no haya nadie tras ellas de vez en cuando.
Mi Mosquita piensa que "las cosas no suceden porque sí -señales-" Yo, más atado a lo que veo y lo que toco, confío en que tenga razón.
Muchos besos y flores.

dy_ana1982 dijo...

Pero afortunadamente también hay otros instantes en los que las puertas se abren, sale el sol, nos inunda la alegría, esbozamos una sonrisa...
Salu2:))

Francisco Ortiz dijo...

Afilar las balas: qué imagen tremenda. Menos mal que, pese a todo, sí hay espacio para la esperanza y lo bello. Un abrazo.