08 febrero 2007

La rehabilitación

Un mal golpe imprevisto, y en cinco segundos mi vida cambió. La ambulancia vino rápida. Yo escuchaba cantar los pájaros desde la camilla, y pensé que a esas horas deberían haberse ido a dormir ya. Aunque es posible, ahora que caigo, que no cantaran, que fuera una melodía imaginada, o tal vez yo misma cantaba, y que quisiera estar en algún lugar donde, pese a todo, aún había motivos para entonar canciones. Dulce vuelo de atardecer, cuando las golondrinas baten las nubes y generan hogueras musicales. En el hospital tuvieron que darme algunos puntos en el corazón. Corazón herido una vez más. Sangraba mucho, y su latido, en el pecho, recordaba a las emisoras mal sintonizadas. Podría parecer insoportable, pero apenas me dolió. Supongo que conseguí anestesiarme proyectando futuros llenos de luz. Dijeron que no era nada para lo que podría haber sido. Que tuve suerte. Que otros corazones, con golpes más pequeños, se resienten mucho más. Que mi constitución es fuerte, y que el corte fue limpio. Que me cogieron a tiempo. Y que tengo un espíritu luchador, que no parece querer rendirse, y que eso es lo que me ha salvado de un daño mayor.

Ahora mi corazón está en rehabilitación. Dicen que podrá recuperarse del todo, que contra todo pronóstico, no quedarán secuelas, y que en breve tiempo, siempre y cuando haga los ejercicios que me manden, volverá a funcionar como siempre.

Evidentemente, no puedo comer nada que tenga culpa, dolor o resentimiento. Ya me imaginaba que esto me lo iban a prohibir. Tampoco puedo permitirme ni desilusiones, ni malos ratos. De torturarme con ideas de baja autoestima o de incapacidad, ni hablar. Han sido muy estrictos con esto. Dicen que ahí está la clave, ellos sabrán. Y de vez en cuando, pero sin abusar, puedo beber un poco de llanto, pero hasta eso me lo han limitado a una vez por semana. A ver si puedo, ya veremos.

Me han recetado un montón de pastillas, y me he vuelto extremadamente disciplinada a la hora de tomarlas. Quién me lo iba a decir, con lo poco que me gustaban antes los medicamentos... Tres rojas al día para estimular mis ganas de dar besos de nuevo, dos verdes después de cada comida para digerir bien la esperanza, dos azules antes de la cena, para volver a soñar. Al amanecer me pongo unas gotas para que mis ojos se enfoquen bien en la belleza que me rodea, y antes de ir a dormir, tengo que tomar una cucharada sopera de jarabe, (con sabor a fresa, todo hay que decirlo), que actúa directamente a nivel neuronal y me llena de pensamientos alentadores. También me han dado un inhalador, por si me da por recordar malos momentos o por ponerme triste, para que rápidamente se abra mi pecho y entre la poesía directamente al torrente sanguíneo a descongestionarme el alma. Cada vez que lo utilizo, me da la sensación de que el cielo me quiere, no sé explicarlo mejor. Juraría que crea dependencia, pero no voy a decir nada, no sea que me lo quiten. Me recomiendan llevar siempre conmigo unas cápsulas de ternura, y de momento, con éstas, no me han puesto ningún límite. Puedo tomar al día todas las que quiera.


Tengo que caminar hacia mi futuro, dos horas cada mañana, y sin mirar atrás. Y tejer nuevos planes y abrigarme bien con ellos al salir. Para que ninguna corriente de desaliento pueda contracturarme, que aún estoy delicada para exponerme a los malos vientos así como así. Pero que si voy protegida, no hay peligro. Todo lo contrario, parece ser que me va bien, fíjate tú.

Y para terminar mi rehabilitación, como última tarea, o encomienda, que casi parece más una prueba iniciática que una recuperación, dicen que debo abrazar todos los días a alguien, para que el corazón vuelva a querer, y no coja el vicio de ser desconfiado.

Todavía no me atrevo. Y es por mi timidez.

Creo que necesito voluntarios.

53 comentarios:

maite dijo...

te han dicho si valen los abrazos en el alma??? sientan tan bien aunque no nos toquemos!!!

sírvete tu misma, aquí los dejo...

Andy dijo...

Hostia Paulita, no te puedo dejar sola una semana!!!

Como estás...?

Por acá quedan un par de píldoras sueltas. Si las querés, claro.

Besos.

A.-

Anónimo dijo...

Querida Paula, he ido a mi cajón secreto y he sacado todos los abrazos y todos los besos que tenía alli depositados, aqui te los dejo, todos para tí.
Nerim
http://cajonsecreto.blogspot.com

publico como anonimo pues blogger está loco y dice contraseña incorrecta.

Fernando dijo...

Que sepas que vas a salir harta de dar abrazos...los mios que te lleguen como en una marea..siendo tan marinera..y ten presente que los amigos de internet quizás no seamos tan reales como los de carne y hueso pero estamos todos los días dispuestos a darte una caricia..seguro...besos

Anónimo dijo...

Nena que te ha Pasado???? una se da de baja unos días y todo se revuelve... tengo de varios formatos y te los mando todos
muchos besos!!! muchos ánimos..

desconvencida dijo...

Me apunto a la lista para darte abrazos,¡seguro que no te faltan voluntarios!

Anónimo dijo...

ahhh soy LAONZA, un abrazo más

LE MOSQUITO dijo...

Achuchones, besitos y abracitos tiernos. Cuidado con las raciones de resentimiento y otras guarreridas que tanto abundan y que tantos daños hacen. Ni caso.
Besos mil, pero administralos con cuidado.

Hôichi dijo...

Supongo que los médicos son optimistas, seguro que te curan, yo es que no creo mucho en los matasanos, sólo voy cuando no me queda más remedio. Pero bueno cada paciente es un mundo, pero no no creo mucho en ello

saludos

florecita dijo...

Abrazote aperruchado y bien bailao desde aquí, con besos sonados!!!!!!

Motarile dijo...

Ahi va el mio.

Un fuerte abrazo, con ganas,...

Me ha encantado tu relato, y me pregunto que dado tu evidente conocimiento farmacológico, conoces tal vez alguna pastillita de voluntad, o jarabe, o infusión...


Ptons.

maria dijo...

paula, creo que la manera mas facil de enfermar el hombre es a traves de sus emociones,lo que sucede es que los remedios que se suelen dar, salvo que vayas al sicologo o el siquiatra, y aun en estos casos la solucion es la farmacopea, un tratamiento como tu dices seria la mayoria de las veces el mas adecuado, pero, entiende, eso es muy dificil, a veces es necesaria la medicacion, mas necesaria de lo que a veces se cree, y como complemento de la pastillita, todo lo que tu nos has relatado.que es tan bonito, como todo lo que cuentas.

Arcángel Mirón dijo...

Creéles: te vas a recuperar de un modo que ahora ni siquiera concebís. Ojo, tal vez pasen años, no es fácil ni sencillo.

Es cierto: nada de resentimiento ni de culpa. Esto último es indispensable: nada que contenga culpa.
Y los abrazos, uno o dos por día, o los que puedas recibir, son milagrosos. El contacto físico es milagroso, más en este caso.

Y todo esto lo afirmo no porque se me ocurre sino porque ya estuve ahí.

Abrazos.

carmen fulle dijo...

Paula, mándame la receta, aunque sea a la mala, voy comprar algunas de tus pastillas y un poco de jarabe ... el inhalador corrí a búscarlo y ya lo uso.
Que bien hace leerte ... ve la manera de publicar, que no queden sólo en espacios virtuales tus palabras necesitan el papel.
Un abrazo
Carmem

la cigarra dijo...

A casi tres años de verdadera vida, me vengo a encontrar con esto! No fue mi corazón, fue mi cabeza...pero acá estamos , peléandola, viendo la vida con otros ojos y dejando lo que no sirve atrás.
Abrazo!

la cigarra dijo...

A casi tres años de verdadera vida, me vengo a encontrar con esto! No fue mi corazón, fue mi cabeza...pero acá estamos , peléandola, viendo la vida con otros ojos y dejando lo que no sirve atrás.
Abrazo!

lamima dijo...

Mmmm, ¿colirio para los ojos?, yo ví en los tuyos ganas de mirarlo todo, de empaparse de vida y cosas.
Cumple el tratamiento asignado, claro, pero confía también en tus fuerzas. Las tienes.
Y,por supuesto,mi abrazo.

Mauricio dijo...

Vá otro abrazo desde lejos!

Con toda la amistad posible en el mundo:o)

Javier López Clemente dijo...

Vuelvo de nuevo sin nada que decir.
Vuelvo de nuevo.
La verdad es que no he podido leer toda la entrada...
Además no qiero ser voluntario, me siento profesional, profesional de tus textos (que soy incapaz de terminar), del magret de pato (al que no puse patatas pajas, lo mejoré ;-) con una salsa de arandanos y melocotón) con mis paseos por el Parque Villafeliche en busca de la puta inspiración, del 9 bis.
Y no te puedo abrazar porque soy un cenutrio con la configuración de mi ordenador.

Sólo te puedo leer y tendré que volver de nuevo para terminar tu entrada y sentir latir tu corazón.

Salu2 Córneos.

Anónimo dijo...

La Cariñoterapia da grandes resultados cuando se cumplen las pautas terapéuticas que te marca el medico.

La abrazoconcariñomicina es un gran antibiótico si se aplica a dosis “lasqueseanycuandosean” y se ayuda con un besopolisacarido y un colirio de miradahacialatuyafenol.

Caminar todos los días desde la imaginación o sobre un papel o conjugando verbos que se llevan entre dos manos que se buscan es otra terapia que da buen resultado.

Espero que el tratamiento que te han puesto se refleje en esas palabras que hacen del sueño de los mares algo muy despierto y vital.

Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

La Cariñoterapia da grandes resultados cuando se cumplen las pautas terapéuticas que te marca el medico.

La abrazoconcariñomicina es un gran antibiótico si se aplica a dosis “lasqueseanycuandosean” y se ayuda con un besopolisacarido y un colirio de miradahacialatuyafenol.

Caminar todos los días desde la imaginación o sobre un papel o conjugando verbos que se llevan entre dos manos que se buscan es otra terapia que da buen resultado.

Espero que el tratamiento que te han puesto se refleje en esas palabras que hacen del sueño de los mares algo muy despierto y vital.

Un fuerte abrazo.

Javier Herque

RAIKO dijo...

Querida Paula, yo te ayudaría, pero ando también convalesciente... déjame el número de tu terapeuta. Un saludo.

Paula dijo...

Maite, guapa, claro que valen los abrazos del alma... Los tuyos ya hace tiempo que los recibo ¿cómo estás?

Andy, conserva las píldoras, no sea que las necesite... ¿cómo estás tú?

Nerim, qué abundancia, por dios. Tremenda borrachera de abrazos tuyos, mil gracias

Fernando, y que lo jures, me llegaron a oleadas... ¡y cómo me llegaron!!!

Laonza, ¿que qué me ha pasado? mejor ni te cuento, jajajaja. Abrazos de varios formatos, suena muy bien eso...

Desconvencida, pues de momento, y con los tuyos, tengo ya una colección de abrazos estupenda. Qué maravilla...

Mosquito, los administraré, lo prometo. (o al menos lo intentaré...)

Paula dijo...

Hoichi, yo creo más en la autocuración, siempre con una ayudita extra, como la de los abrazos a borbotones...

Florecita... ¡recibido!!!

Motarile, dicen que el camino más corto entre dos puntos se llama voluntad. Ya sé que no es una pastillita, pero quizá sea un ejercicio. Quién sabe, igual te sirve...

María, aún me quedan unos cuantos recursos debajo de la manga antes que tener que recurrir a la medicación. De momento, con las cápsulas de ternura te aseguro que me va más que bien... Un abrazo para ti tambien.

Arcángel, espero que no sean años, sino, como mucho meses. que me queda mucha guerra que dar... Y estoy segura de que esto, como todo en la vida, también pasará. Como la vida misma.

Carmen Fulle... no hay mejor terapia que la del convencimiento de que vas a continuar. Lo demás, como con la marea, va llegando. Sin mayor esfuerzo que el tener paciencia y dejar que la vida se vaya haciendo.

La cigarra, canta, canta y deja que el canto borre el dolor. Y cabeza y corazón sanan y aprenden a seguir adelante...

Paula dijo...

Lamima, para ojos, los tuyos. Hacía tiempo que no veía unos tan bonitos. Y no te creas, no siempre soy capaz de ver todo lo que me rodea, aunque supongo que eso nos pasa a todos, y tampoco está tan mal... Un abrazo, guapa.

Mauricio, tu abrazo me trae el sabor del océano y de las tierras lejanas... Gracias

Javier, vuelve de nuevo.
Vuelve de nuevo, aunque no termines.
Pero vuelve. Siempre.

Javier Herque, veo que conoces bien la cariñoterapia. ¿qué tal te ha ido a ti? Te mando un abrazo. La idea de escribir "conjugando verbos que se llevan entre dos manos" me parece, sencillamente, arrebatadora.

Raiko, lo que voy a hacer es ir a visitarte y darte un par de abrazos que te van a ayudar a recomponerte, ya verás, lo digo por experiencia, la cariñoterapia funciona...

Bettina dijo...

Pues ya sabes , nada de culpa ni remordimientos ni mirar atrás. Creo que la mejor medicina será la caminata hacia el futuro...y dejarte abrazar.

1 Gato dijo...

Gracias por tus palabras, te doy ¡la razon , a propósito de tu comentario y de esste post digo:
Leí en una revista que:"Nuestra historia personal se encarna en cada rincón de nuestro cuerpo y, en él, se halla almacenada toda la información de lo experimentado en nuestra vida: no hay mentira o simulación que la pueda acallar. Muchos de los padecimientos que albergamos –silenciosa o manifiestamente– pueden desaparecer si conseguimos descifrar esa información."

REFLEXION:
El alma siempre estará inquieta hasta tanto no recuperemos la integridad de todo nuestro ser.
Saludos Paula

Olvido dijo...

Te dejoo un carro de besos y abrazos y te doy un empujoncito para que con mucha esperanza empiezes tus primeros pasos hacia el futuro...

No olvides los dias hermosos!
Cuando el horizonte,por mas lejos que esté,
aparece oscuro y sin luz,
cuando tu corazon esta lleno de tristeza,
cuando aparentemente toda esperanza
de nueva alegria

y felicidad ha desaparecido,
te lo suplico,
busca cuidadosamente entre tus recuerdos,
los dias
hermosos sin nubes en el cielo

Es un placer leerte Paula !!!
Olvido

Danelí dijo...

un abrazoparaengancharcostillas
la fuerza y la esperanza te acompañan siempre.

Un besote

(te he dejado un comentario en la entrada anterior)

Ártemis Sublime dijo...

Dolorosa recaída! Suele atraparnos cuando no consideramos los excesos, esos que no buscamos pero sí el mundo se encarga de inyectarnos a diario. Hay que ser fuerte y tener un corazón de pluma para poder elevarse hasta encima de todo lo que pueda herir. La recomendación de abrazos es una de las mejores, la de las sonrisas es otra que resulta bastante efectiva.

Te dejo un abrazo de esos grandes y fuertes, y sonrisas! :) :) :)

delokos dijo...

Uf, demasiadas medicinas para curar un corazón lastimado...

Yo te daría sólo una: píldoras de sonrisas... son unas píldoras que son muy difíciles de tomar al principio, pero son las que mejor curan... sonreír al levantarse de cama porque es un nuevo día, sonreír a los niños que te miran por la calle (y te devuelven la sonrisa)... sonreír al panadero cuando vas a comprar el pan... hay miles de píldoras de sonrisa por todas partes, que a todo el mundo les da miedo tomarlas... y compartirlas...

Cuando ya no necesites buscarlas en el bolsillo, y te aparezcan solas (porque las píldoras de sonrisa son las únicas que no hay que comprar, porque siempre van con nosotros), verás como el corazón va mejorando, poco a poco, hasta curarse de todo...

Al principio cuestan, porque dejan un regusto amargo... pero te acostumbras al sabor y, al final, te parecerán muy dulces... y además, crean dependencia...

Te dejo aquí un abrazo (que también ayuda y mucho) y la primera píldora de sonrisa... utilízala en cuanto la recibas...

Un abrazo ;-)

pazzos dijo...

Te mando a Obelix con un poco de poción mágica. No dejes que el te abrace si aprecias tus costillas. Es tan efusivo.

Un abrazo. O dos si me dejas.

Pao dijo...

"para que el corazón vuelva a querer, y no coja el vicio de ser desconfiado"...

Cuentanos que tan efectiva es la receta.

fiorella dijo...

El corazòn y sus heridas!La mejor rehabilitaciòn es recibir el amor de los demàs y dar el nuestro sin condiciones,y vas a ver lo bien que te vas a sentir y como poco a poco esa herida cierra,tiempo al tiempo.Aunque lejos te doy un abrazoooo enormeeeee.Un beso desde Montevideo-Uruguay

Ferípula dijo...

Me parece que estas recomendaciones nacen de una profunda experiencia... que deja claras muchas cosas. Muchas.
Lo más importante: estás con VIDA!!!! Entonces el corazón vuelve a cantar...pum..pum-pum.Los remedios, infaltables. Con o sin entradas a quirófano.
La salud del corazón es básica: de "él mana la vida"...dice la Biblia.

El texto, un ragalo para el alma! Gracias!!!!

Y un abrazo!!! a mí me salen rapidísimo!! ja! Mejor escapate!!!!

Puse fotos de mi abuela, querés conocerla? Beso :)

Ferípula (que no me deja firmar!)

Alexis Coald dijo...

Pailita

Quiero decirte que todas las tardes en mis mantras, me contactaré con tu corazón y le mandare mucha luz sanadora, no estaré solo en esta noble tarea,no tengas temor, tu corazón se sanará.

Te abrazo,se feliz no te olvides estoy contigo en la paz del siencio de tu corazón.

Vacío dijo...

Por si no encontraras ningún voluntario (cosa que me extraña), cuando quieras te mando un osito de peluche enorme con olor a fresas para que practiques todo lo que quieras.

Cuídate, no cojas frío.

Clarice Baricco dijo...

Te traigo una cucharada de la señora Luna y mis abrazos impregnado con el aroma del café.

Contigo en cada una de tus letras.

Te abrazo fuerte....

Sincronie dijo...

Pues desde aquí te mando un abrazo y espero que tu cuerpo y tu vida se vayan recomponiendo. Aunque como ves tienes muchos voluntarios, buena señal ;)

gonzalo dijo...

cómo van las tareas?

Paula dijo...

Bettina, en eso estoy, en mi paseo diario hacia el futuro, y en dejarme abrazar. (terapia increible donde las haya...)

1gato, me gusta mucho que te pasees por este espacio, y que reflexiones conmigo, y que compartas la necesidad de integrar todos nuestros rincones para tener una visión global de quiénes somos...

Olvido, gracias por tu afecto. No sé expresarlo de otra manera

Daneli... y el olor de la ropa verde llegó hasta mi ciudad... junto con tu abrazo

Artemis, la idea de tener un corazón de pluma me ha rechiflado. gracias por las sonrisas. Y por los comentarios.

Paula dijo...

Delokos, pero si yo estoy enganchada a esas píldoras... No sé, todavía no se ha creado (ni falta que hace) la apisonadora que acabe con mi sonrisa... Anda que si no fuera por eso ¿verdad? Pero mil gracias por recordarmelo, siempre siempre viene bien saber que están ahí las pildoritas

Pazzos, te dejo dos, y los que hagan falta. Que no está una para rebajas...

Pao, pues creetelo, la receta es eficaz. ¡¡¡Funciona!!!

Fiorella, los abrazos del otro lado del mundo vienen cargados de un afecto especial, supongo que es por su viaje transoceánico...

Feripula... ¿que me escape de tus abrazos? ni hablar del asunto...

Paula dijo...

Alexis Coald... sólo puedo darte infinitas gracias

Vacío, de momento, parece que llueven los abrazos, así que, ¡voy a disfrutarlos!!!

Claricce... abrazos y café... maravillosa combinación

Sincronie, me voy recomponiendo, si, me voy recomponiendo. Con tanto afecto, no tengo otra opción

Gonzalo, las tareas no van mal, pese a lo poco disciplinada que soy. El paseo es lo que más me está ayudando, además de recibir tanto abrazo, evidentemente...

Anónimo dijo...

pase a ver que tal andabas debes estar infinitamente mejor y hasta con sobredosis de abrazos.. de todas maneras te dejo otros.. besos
LaOnza

Patus dijo...

Que hermoso Paula!!Con ese tratamiento creo que tendrás para 2 vidas felices o más. Me pregunto si en mi país venderán esas pastillas, jarabes y demás pócimas...a mi me vendrían bien!!
Te mando una sobredosis de abrazo.

nomesploraria dijo...

Hola Paula, que hermoso texto. Un abrazo de todo corazón.

Heriberto dijo...

Vaya un plan viable y aleccionador Paula, pero todo sería inútil si faltaran las ganas de seguirlo, esa es la clave, me parece a mí,las ganas, el deseo de querer seguir en la lucha y no simplemente cerrar los ojos.
Me gustó mucho, volveré.

maite dijo...

ya que entro te dejo unos mimos...

Paula dijo...

Patus, seguro que en tu pais tienes estos tratamientos, aunque yo juraría que ya lo sabes... ¿a que sí?

Nomesploraria, gracias por tu abrazo.

Heriberto, me gusta eso de que sea un plan viable. Porque es un plan, y porque es viable

Maite, gracias por los mimos

Paola dijo...

Que bello Paula...

La posibilidad de ver la propia realidad desde otra perspectiva, combatiendo día a día nuestras adicciones emocionales, como la rabia y el rencor.

Recibe un abrazo fraterno desde Santiago de Chile.

Paola

Paula dijo...

Gracias Paola, y bienvenida a este blog.

Te envío otro abrazo, fuerte y cálido

Monique! dijo...

Me parece que lo que has escrito es espectacular. Al principio creí que en verdad habías tenido un accidente -de esos con sangre, vidrios partidos, sondas y todas esas cosas desagradables-.

Tu relato es exquisito, y el tratamiento fue sumamente alentador. Ojalá que todos los tratamientos fueran así. Seguro vas a tener una mejora espectacular, con increible resultado.

Y el corazón, te lo deben haber cosido con "los 12 hilos de oro".

Busca y encontrarás, es un libro.

Slds

Paula dijo...

ay Monique, pues he buscado y no he encontrado ningún libro con ese título... ¿tienes un link?

Gracias por tus palabras, y por tu visita