27 abril 2007

Soledad

Un silencio profundo y vibrante envuelve este espacio en el que me encuentro, y las voces de los otros se pierden en el barullo de la ciudad. Se están levantando las auroras, y parece que el dolor, este dolor lacerante que aún me persigue y me atravesaba el alma, empieza a remitir.


Nunca había vivido una soledad tan penetrante, tan cierta, tan poderosa. Nunca me había permitido vivir así. Me está calando, y me está abarcando, y su fuerza se manifiesta para mi asombro, en mis manos y en mi voz.

No sé cuándo acabará este tiempo. No sé cuando mudará el color. No sé si estas ojeras que aún asoman se tornarán permanentes, como cicatrices de viejas heridas que recuerdan las antiguas batallas, o se regenerarán en olvido y piel nueva. No sé si tendré que seguir escalando muros de piedra a oscuras, o por fin llegaré a este final.

Lo que sí sé es que hasta ayer decía ya no puedo, y hoy sí me alcanza.

Me dispongo ante la vida como ante la presión de los días nublados, sabiendo que, en cualquier momento, se desatará la tormenta.

Y después el huracán

Y después, vendrá la calma.

Y por fin, un rayo de sol.



Imagen: L. SPILIAERI. Vértigo. 1908. Tinta china, acuarela y lápiz de color.

54 comentarios:

el_Vania dijo...

Pareces ver la luz al final del túnel, como se suele decir. Yo en momentos de depresión, abro esa trampilla que sé que hay en mi alma para que salten como un resorte las ganas de sentirme bien. Y siento dentro del pecho algo que me llena, que me hace ver las cosas con felicidad e ilusión... de tal modo que la tristeza se desvanece.
Es mi truco, pero no se lo digas a nadie!
Salud/OS!

florecita dijo...

Hay que romperse para que entre y salga la luz...

Un abrazo...

Hôichi dijo...

"una extraña mujer me enseñó que no hay bien que por mal no venga". Me gustan las tormentas a la vez que me aterran,igualito que Raymond Chandler

besitos

MentesSueltas dijo...

Hermosas letras... muy a gusto leyendote.

MentesSueltas

Mariano dijo...

La soledad es como un tenista al que para ganarle hay que sacarle de la pista porque no se da por vencida.
Lo bueno que tiene, es que la soledad tal como viene se va, porque de repente, al otro lado de la red, el contrincante pasa de uno a compañía.
Muchos ánimos (y que bien escribes, leche).

Arcángel Mirón dijo...

Esto último que escribiste era lo que iba a decirte.

Y por fin, un rayo de sol.

fiorella dijo...

La bruma pasa, se sale,siempre se sale,un abrazo

Fernando dijo...

Nada más lejano de mi que decirte que no aceptes la realidad...hay dos soledades, la que se crea a través del sentimiento y la que nos acompaña siempre durante toda nuestra vida...si aceptas la segunda ya empiezas a desmoronar el muro de la primera..un beos fuerte.

Amor dijo...

el rayo de sol llegará antes
está entrando por mi ventana en este momento, y me ha preguntado por ti
ven
amor

Javier López Clemente dijo...

Cuando Héroes del Silencio cantan aquello de: "No puedo dormir con estas lágrimas gotenado encima de mi" algunos piensan que son las lágrimas del otro. A mi me parece que no es así, que esas lágrimas son las nuestras y que en dosis adeucadas son muy sanas pero que en forma de diluvio son un tara.
Todos esperamos la calma para volver a ver el sol y, algunas veces me pregunto que pasaría si en vez de esperar... hicieramos frente a la tormenta con toda la energía, esa energía que parece agotada y que no, no lo esta. Pero de eso no puedo hablar porque yo también me aovillo en el sofá a la espera de la calma, del sol y sólo encuentro consuelo en algunas frases escritas y en los sonidos evocadores o novedodos de la canción.

Salu2 Córneos, como puedes ver ya me he levantado del sofá ;-)

Elías dijo...

Esa soledad de la que hablas, no es tuya solamente, la compartimos todos contigo al leerte; y la fuerza que se esconde en tus manos y en tu voz es el sino de tus propias tormentas. Apóyate en tus palabras, que tienen mucho valor regenerativo, apóyate en ellas y escala nuevos relatos. Los conquistarás igual que nos conquistas a nosotros.

Un besazo!

mandarina azul dijo...

Paula, las cicatrices siempre permanecen, por algo son cicatrices, pero bajo la caricia de un rayo de sol pueden incluso pasar inadvertidas...

Un beso, muchos rayos de sol para ti y que lleguen antes de lo que esperas. :)

Bettina dijo...

Decía un viejo amigo mío que para que el árbol florezca, primero debe sufrir la poda.
Cuando mires el pozo desde arriba, te sentirás orgullosa de ti por haberlo logrado y respirarás hondo sabiéndote feliz.
Un abrazo.

Elena dijo...

Escribir como lo haces puede ser una forma estupenda de hacer frente a la tristeza y levantar el ánimo. Las tormentas son impredecibles y peligrosas, pero la lluvia que las acompaña y la calma que las sucede son de una belleza indescriptible. A mí me encantan los días lluviosos. Será porque son muy escasos por el sur.

Espero que tu rayo de sol llegue muy pronto, Paula.

Un abrazo

tasga dijo...

mira chica, si estas deprimida leer a todos los coñazos de amiguitos que tienes no te va ha hacer ningún bien.Seguro que ellos estan peor que tu...Deberías casarte tener tres o cuatro crios, comprarles la pleiesteison15 y beberte dos guiskitos de cuando en vez.
beso.

Expediente X dijo...

A mí que me parece, pues que la vida es un "Expediente X", está en constante cambio, lo que hoy está mal mañana puede estar bien, o al revés, o simplemente desaparecer.
Espero Paula mis palabras sean un aliento para esa soledad y si es así te espero en mi blog, sola lo que se dice sola, virtualmente hablando no lo estás, cuenta conmigo, Javi.

Ferípula dijo...

Si!!! Aguantá!!! :)))))))))))))
Venite para acá y salimos a pasear!

Y también me va a hacer bien, después de mi bajón, que no es ficción...
Es una nochecita espléndida!!!!!!!!!!!!!!

Besotes! Siga haciendo equilibrio, mi chica, usté puede!

Letra de Mujer dijo...

Lo bueno es que sigas esperando al sol. Te mando un rayo desde aquí, para cuando pase la tormenta.

Matta dijo...

Me parece que el sol estará siempre sobre tí...un saludo desde Chile

Rocío dijo...

Pues claro chiquilla! Lo que pasa es que a veces la tormenta nos pilla sin chubasquero y nos cala más, pero al final el sol todo lo seca :) Un besote!

Maria dijo...

creo que lo que expresas, todos alguna vez lo hemos sentido, en realidad, creo que nunca estamos solos.

javier dijo...

Si; cada “y después” trae de la brida un “por fin” que huele a ozono y un nuevo color para las mejillas que habían olvidado sonreír, nuevas líneas para calmar las manos, amnesia bastarda para la memoria, nuevos miedos que nunca aprenderán a caminar solos, viejas promesas que continuaran envejeciendo; y la ropa quedara calada porque la soledad nunca se seca del todo; pero aun así no será un tiempo baldío ni yermo y vendrán “despueses” y “luegos” y “quizases” …como tu decías:

“todo gira”

Y me alegro de que la soledad “empiece a remitir”.

¡Ah¡ y no es una chorrada, te vi en el bar y las gafas de sol te quedaban muy bien.

Brujería Tolteca dijo...

Que maravilla poder volver al mundo blogero con un post como el tuyo...reflexivo, intenso..y muy cierto...a veces la vida nos pone realmente a prueba con situaciones que rebasan nuestra comprension y resistencia..sin embargo se esconde una fuerza infinita dentro nuestro que nos susurra sutilmente que ya vendra la calma y una nueva etapa nacera...un tremendo abrazo para ti Paula.. y gracias por estar ahi que yo estare aqui :).. Claudio :)

LE MOSQUITO dijo...

Siempre alcanzamos a escalar el muro, con más o menos esfuerzo, con más o menos sueño. Siempre, y mientras los muros existan (que bueno que existan cuando un muro son veinte y cuatro horas de vida, ilusión, esfuerzo, y esperanza. El día en que no tengamos más muros así, habrá dejado de ser día.
Jolines, Paula: ¡Qué pedrada nos ha dado a muchos la primavera!. Hala, pa que nos fiemos de las flores a ojos cerrados.
Un beso.

Andy dijo...

A mí me parece que sí...
Que es el momento...
Y a vos qué te parece?

Gregorio Verdugo González-Serna dijo...

¿Hay algo que permanezca en la oscuridad cuando recibe el roce tibio de un rayo de sol?, pues contigo ocurrirá lo mismo, tú eres luz, aunque te escondas en una cueva.
Un beso.

Paula dijo...

Vania, ¿cómo que no le cuente el truco a nadie? Lo que voy a hacer es publicarlo...

Florecita, eso parece, y mira que me rebelo una y otra vez...

Hôichi, con Nacho Vegas hemos topado. Mira que me gusta ese trabajo... A mí las tormentas no suelen asustarme, más bien me gustan porque noto mucho mucho la presión previa. Supongo que en la vida me pasa igual. En fin, que un abrazo, majo

Mentessueltas, pues nada, a seguir disfrutando

Mariano, me ha encantado la imagen del tenista, y eso que no juego al tenis. Un abrazo

Paula dijo...

Arcángel, pues sí, por fin, un rayo de sol...

Fiorella, eso dicen, que siempre se sale. Ya veremos

Fernando, no queda más remedio que aceptar la segunda, es demasiado evidente, y vale más llevarse bien con ella... Un abrazo

Amor, aquí está también el rayito de sol. Espero que estés muy bien.

Javier, qué buena esa canción de Héroes, por dios. Y lo que puedo decirte es que, cuando no hay energía, no hay energía. Y en alguna parte se está regenerando,pero no es tiempo de actuar. Sino de descansar. Así que, me voy al sofá otra vez...

Paula dijo...

Elías, vaya comentario bonito que me has dejado. así se regenera cualquiera, jo. Un besazo, majo

Mandarina azul, a veces podemos regenerarnos y dejar las cicatrices atrás. Y siempre nos queda la cirujía láser ¿no? Un abrazo

Bettina, buena frase la de tu amigo. Yo estoy recién podada, pero ya asoman los nuevos brotes. Gracias por tus palabras

Elena, a mí también me encantan los días de lluvia. Un buen café tras la ventana, un libro, el jazz sonando... Son terapéuticos en sí mismos. Aquí llueve bastante últimamente, y disfruto la lluvia como si fuera la primera vez...

Tasga, y digo yo que para decir eso... ¿no estarías mejor callado? Es curioso, los comentarios que rozan la malaeducación no suelen dejar derecho a réplica. Y eso dice mucho de quien los deja...

Paula dijo...

Expediente x, estamos todos solos... lo bueno, como dice un amigo mío, es que por lo menos nos pongan a todos juntos. Agradezco mucho tus palabras. Y te dejo un gran abrazo.

Ferípula, qué agusto me hubiera ido a dar ese paseo contigo. Igual quedamos un poco lejos, no? Pero quien sabe... Un abrazo

Letra de mujer, gracias por tu rayito de sol. Ahora mismo me está acariciando el pelo

Matta, sobre mí y sobre todos. Sobre ti también, cómo no. Un abrazo, y bienvenidos

Rocío, y que lo digas...

María, nunca estamos solos, pero siempre lo estamos. Siempre. Un abrazo, y qué placer tenerte por aquí...

Paula dijo...

Javier... ¿tú crees? Un abrazo

Brujería tolteca, sí, lo has dicho muy bien... Nos seguimos leyendo, Claudio. Un abrazo

Le mosquito, mis meses preferidos suelen ser abril y septiembre. Lo que no sabía es que este abril venía con un tanque y me iba a pasar por encima... de todas formas, en pie sigo. Hoy es el último día del mes, y puedo asegurarte que, sin lugar a dudas, mayo va a regalarme las flores que abril me ha negado. De momento, con tu comentario, ya me ha anticipado una. Un abrazo, y qué alegría tenerte por aquí...

Andy... ¿el momento de qué? Un abrazo

Gregorio, ay, si pudiera esconderme en una cueva, no te creas, que a veces lo haría. Pero va a ser que no... Mil gracias por tus palabras

La interrogación dijo...

A veces la soledad es buena compañera pero si se está tan triste como lo que contagian esas palabras... mejor es salir a la calle y darse un buen remojón, ver las cosas de otra forma, observar a la gente y pensar que efectivamente, mañana será otro día y saldrá el sol

El detective amaestrado dijo...

Y no lo olvides, tu siempre seguirás ahí. Aún cuando haya mas soledades después de ésta

Mauricio dijo...

Querida Paula,

Una pasada para leer buenas letras.

Que tengas un buen 1º de Mayo

Osselin dijo...

¿Dónde estás?
Es imposible que solo habites
la oscura casa de mis recuerdos
¡Háblame, por Dios!
¿Dónde estás?
dime que no eres un espectro
sentando en el viejo banco
Elevada luz intermitente,
¿Dónde vas?
sin mí
viejo tronco herido
de cicatrices tiernas
como tú.
Poema de OSSELIN

gonzalo dijo...

amiga, te levantas y hay una ronda de auroras que te cuidan.

Ártemis Sublime dijo...

Creo que tropezar con la soledad es una de las cosas más importantes de la vida. Pero no hay que olvidar que como una de estas invitadas que se te instalan en tu casa largo tiempo. Seguimos siendo anfritriones y mandamos. Hay que servir la mesa, y como esta señora soledad es una comilona, la dejamos para lo último, con la ración más pequeña.
;)
Me salió como una especie de cuento, jaja.

Un gran abrazo, Paula!!!

laMima dijo...

No renieges de la soledad, disfrútala. Aunque es la deseada la que nos viene bien a todos (lo que daría yo....)
Te haces cada vez mas fuerte maja!

unjubilado dijo...

Que mala es la soledad, cuando no es deseada. A veces he estado solo en una casita que tengo en la montaña. Si estaba dentro de casa calentando latas para poder comer, ponía la televisión aunque yo estuviera en la cocina y no la viera, me daba la sensación de estar acompañado.
Un abrazo, la crónica del mini, la tiemes en mi blog.

Oski dijo...

No hay mal que cien años dure o eso nos han intentado hacer creer desde pequeños. Siempre quedan certezas por la que luchar, el final del laberinto está cerca. No rendirse es una las primeras metas.

Un abrazo

delokos dijo...

Las nubes tan sólo son capaces de ocultar temporalmente a nuestra vista la verdadera realidad: que los rayos del sol siempre lucirán por encima de las nubes, y que, cuando seamos capaces de apartar esas nubes, aunque sea tan sólo un poquito, un rayito de luz, puede que al principio tenue, pero siempre fuerte y luminoso, se colará por entre la rendija... las nubes pasarán; pueden hacer mucho ruido, gritar e incluso ponernos temerosos... pero el sol siempre está ahí... tanto si hay nubes como si no...

No por que no lo veamos significa que no está...

Un beso, desde el corazón...

MALEFICABOVARI dijo...

Fué cómo verme retratada, tu texto, lo que pasa es que en el mío de hoy la tormenta se desató, y créeme, no vino después aquella calma ansiada, vinieron mas preguntas, sin respuestas que las callaran. Así que ten cuidado, porque no siempre la tormenta te trae la paz que se supone adherida al final de ella, a veces, creemos que se desata para siempre, y es otro engaño del alma para seguir de pie, pero frías y dolorosas por dentro.
Espero que tus ojeras no hablen esas cosas de ti, y que tu sí puedas llegar a ver el horizonte con una luz insultante, te lo deseo de corazón.
Bss
Male

LE MOSQUITO dijo...

Siempre llega el rayo de Sol, Paula. A veces lo hace embozado y cubierto por una oscura capa, pero bajo ella hay luz, siempre luz.

nomesploraria dijo...

Paula, te mando un abrazo. Espero que escampen cuanto antes tus tormentas.

Gubia dijo...

Siempre llega el día en el que el sol luce de nuevo, es cierto que a veces tarda, pero siempre llega. Mientras tanto sonríe, esa es la mejor luz que puedes regalar.Un abrazo.

Isabel Romana dijo...

Siempre está ahí el sol, aunque a veces las nubes o las tormentas lo tapen a nuestra vista. Pero está, y calienta, y da luz, mucha luz. Besos, querida amiga.

Paula dijo...

Mil gracias a todos por vuestra visita, por vuestros rayitos de sol


Un fuerte abrazo

Clarice Baricco dijo...

Toma cucharadas de luna y embriágate de letras, como yo lo hago con las tuyas.
Siempre me gusta lo que escribes.
Gracias.

Abrazos preciosa

Lis dijo...

el arco iris aparece cuando hay lluvia...
quizás ya está ahí, la llovizan sigue, pero escribes con colores...

un abracito

Olvido dijo...

Paula que decirte de la soledad la soledad es como un caracol: es algo que da vueltas hipnoticas y te deja un sonido descampado en el aire, muy parecido al aullido del viento de las playas en invierno.
La soledad es algo que me lleva cada vez mas lejos...a la vez que cercena la carne y fabrica un hueco mientras me rapta... es una espiral que siempre desciende, parametrizada por los momentos que se van con rencor y clemencia, mientras los segundos afuera que se acumulan a mis pies expectantes.
El sentido de esta soledad es el mismo que el de una playa perdida que nunca nadie visita.. entonces abro los ojos, como un ciervo asustado...expectante alguien que pide un segundo sin tristeza para poder respirar algo de dignidad,como un cuento perfecto de nunca acabar.
La soledad es esto, es estar solo. es la costumbre a las manos vacias, el gusto a nada en la lengua, el paraiso perdido al alcance de mi mano y que nunca podra ser mio...

Tendra razon Newton que dice: " La gente se siente sola porque construye muros en lugar de puentes "....
Un abrazo enorme...
Olvido

Paula dijo...

Clarice, abrazos también para ti, quién podría negártelos...

Lis, puede ser, puede ser que un arco iris aparezca enredado entre tus letras

Olvido, qué buena reflexión, y cuánta falta hace seguir intentando construir puentes

un abrazo bien fuerte

memento dijo...

Dicen que el tiempo todo lo cura. Esperemos que sea verdad. La imagen, que no conocía, es muy chula.

memento dijo...

Sí que da vértigo, sí. Me ha recordado cuando subí a no sé qué pirámides en México. Madre mía, qué miedo la bajada...

Paula dijo...

si, memento
da mucho vértigo la vida

creo que no va a quedar más remedio que acostumbrarse...