15 enero 2007

Me pregunto

Me pregunto cuánto tiempo hace que nos besamos por primera vez.

Porque de cuándo entraron las ganas, sí que me acuerdo, como si fuera ayer. O quizá, como si hubiera ocurrido hace un rato. Una llamada de teléfono, y se dispara una alarma. Están despegando las naves en busca de vida en marte. El dios de la guerra se revuelca en la tierra. El planeta rojo acaba de ser descubierto. Implosionan las venas. Y la batalla aún no ha terminado. Recién acaba de comenzar. Otra vez.

Cuántos años han arañado nuestro calendario, cuánta lluvia hemos esperado juntos. Cuántas noches furtivas hemos robado a los parques, a los portales, a las barras dudosas de la ciudad. Cuántos cambios de rumbo, de casa, de coche, de pantalón. Cuántos pasos perdidos, para acabar regando tus flores, una vez más.

Me pregunto cuántas veces te dije “no”, y cuántas tú dijiste “no puedo”. Cuántas fingí no verte, y cuántas desviaste tú la mirada. Cuántas me consumieron los celos y cuántas tuviste que tragar el despecho. Y todo para estar aquí, con las alforjas ocupadas y la piel desnuda y un laberinto encriptado de deseo y miedo dificil de desenmarañar. Y un minotauro de culpa clavando sus cuernos malditos sin ninguna compasión.


Me pregunto quién nos traerá los nuevos pinceles y cómo olerán nuestros nuevos lienzos. Con quien brindaremos sin poder remediarlo. Si jugará un niño con tus ojos, o todo será en vano. Si me llamarás desde la cocina, desde lo más cotidiano, o todavía buscarás mi mano a escondidas para apenas robarle un roce. Me pregunto cómo serán las formas, cómo se desenvolverá el destino. Y cómo nos manejaremos con él.

Si estos afanes por estar separados, por permanecer ajenos, por negarnos el trajín de conquistarnos y desesperarnos y volvernos a remontar, como quien asciende las cumbres peligrosas e imantadas del anhelo, cuestan lo que valen. Y si las noches en vela merecen lo que duelen, junto con el ansia de despertarnos, un amanecer más, empapados en sudor y en ausencia, y con la absoluta certeza de estar errando de soledad.

Me pregunto si aún correrán las fechas o algún día el tiempo se detendrá definitivamente.

Y si en el momento de nuestra muerte,
cuando todo esté concluido,
este fuego que todavía nos consume,
podrá iluminar, con una aureola iridiscente e infinita,

nuestro último viaje.

44 comentarios:

Arcángel Mirón dijo...

No se qué decir, esta vez, más que:

es hermoso, me gustó mucho.

:)

LE MOSQUITO dijo...

Yo tampoco sé que comentar...
De todas formas, ya sabes que, hasta ahora siempre diré:
¡Esssa Paulaaaaaa!
Qué bonita manera de extraer imágenes de tus palabras.

PD: ¿Iridiscente...? Me suena de algo :)
Gracias.

neoGurb dijo...

Paula:

He de suponer que aprendemos de nuestra experiencia, y cada vez vamos evitando de mejor manera el dolor que nos causan determinadas personas, determinadas historias. También sé que tropezamos en la misma piedra dos, tres, cuatro, cuántas veces.

Aunque a veces esos tropiezos no son errores: escogemos la piedra que nos causa el dolor, reconocemos su dureza, sus aristas, su peso en la mano. Bendito dolor, entonces.

Fernando dijo...

Caben todas las palabras en una relación de amor...también todos los silencios, pero hay que guardar tiempo para que en lo cotidiano sigamos encontrando el milagro de una caricia..y todo lo demás..me ha gustado pero te siento desanimada...un beso..pronto viene la primavera y la costa dorada seguro que te espera...ah! te he linkado

El detective amaestrado dijo...

A veces pienso si nos nos equivocamos demasiado queriéndonos crear expectativas que no son cumplibles.
Seguramente sí. Pero yo no sé hacerlo de otra manera.

gonzalo dijo...

una hermosa flor en el árbol de los amores secretos, de la compicidades longevas, de las miradas que invitan.

mi despertar dijo...

realmente bueno...eso es pasion y lujuria...¿piensas que es amor?

Danelí dijo...

y si el teléfono no suena y la alarma no se enciende?, me pregunto entonces si me congelaré en esta fría habitación cubierta de soledad.

un beso y un abrazo
=)

Anónimo dijo...

Mi niña, no sé que decirte, salvo que te permitas que el dolor se diluya.

Estoy aprendiendo a no esperar nada de la vida ni de las personas, y estoy experimentando que disfruto más de los momentos.

No se si te servirá.

Muchos besos

Mª Jesús

Persio dijo...

el duelo interno seguirá su cauce hasta el amr, no dejes que las letras te ahogen ellas solo están para abrirte sendas entre la multitud.
saludos, hermosas letras!

delokos dijo...

Todo pasa... y todo queda...

Increíble la belleza de tus palabras, como siempre...

Te he dejado un cuento en mi casa...

Un abrazo...

Paula dijo...

Arcángel, no digas nada. Tan sólo dime que has venido...

Mosquito, tu gaviota me recordó a los seres de los fondos abisales, esos iridiscentes que me fascinan tanto, y ese brillo, esa imagen tan onírica, me sugirió toda esta entrada. Mil gracias por la inspiración

Neogurb, me gusta mucho tu comentario, me siento muy afín a el... ¿Por qué siempre vamos a evitar el dolor? Al final, parece que queramos vivir anestesiados. Vivir no es indoloro, vivir tiene un precio, y hay momentos tan bellos, tan sublimes, que bien merecen una lágrima. O mil. No todo es perfecto. No todo es como queremos. Pese a eso, sigue mereciendo la pena. Porque la vida, merece la pena...

Fernando, no estoy desanimada, más bien, agradecida. No quiero pasar por la vida de puntillas. Y tengo claro, que eso tiene un precio.

Detective, yo creo que aquí no hay muchas expectativas, aunque es difícil no jugar con ellas continuamente, por suerte. Yo tampoco sé hacerlo de otra manera. Creo que por suerte, también. Aunque sea un error.

Gonzalo, lo pillaste

Mi despertar... después de años ¿qué mas da lo que sea? Al final, nos perdemos en las palabras

Daneli, siempre puedes salir de la habitación, y ponerte al alcance de los rayos de sol de nuevo...

Mª Jesús, yo tengo dudas sobre si realmente es positivo dejar de tener expectativas. A veces, las expectativas de otro, te pueden ayudar a ser mejor. A veces, una expectativa positiva sobre la vida puede hacer que la vida se vuelva positiva. Creo que de hecho, en muchas ocasiones, son nuestras expectativas las que crean nuestro futuro. Pero son sólo divagaciones mías...

Persio, las palabras están para crear mundos, para desenmarañar nuestros enredos...

Delokos, voy ahora mismo a por el cuento

Mil gracias a todos, por las palabras y por la compañía

Anónimo dijo...

Valiente y hermosa Paula, me alegra ver que estas viva. Pablo.

Hôichi dijo...

Como dice Nacho Vegas: "cuando digo no, es que no"

saludos

maite dijo...

nada de puntillas, tienes razón, hay que hacer ruido!!!
BESOS SONOROS PA TODOS

florecita dijo...

Paulita... a veces no hace falta tanto, a veces hace falta mucho... simplemente ser... dejarse llevar... hasta del dolor... porque estamos vivos, completamente vivos... jugando a ser mejores, sin estar muy convencidos de ello... de puntillas sólo cuando la arena está caliente en la playita... bien plantados en el piso... dejando huellas...

Un abrazote!

Olvido dijo...

Paula !!

Lo bueno que tiene la vida es precisamente eso; que no sabemos lo que va a pasar mañana...
Lo malo es que pocas veces somos capaces de ver lo bueno que tiene y nos dejamos llevar por el ritmo, velocidad y monotonía que desde pequeños nos han marcado...

Y aunque a veces me duela vivir, es bella la vida y lo que me ofrece...

Qué la vida te traiga candiles hechos de quimeras.

Besos mil

Olvido

simpulso dijo...

No recuerdo cuándo te besé por primera vez. En realidad no recuerdo a qué saben los besos que no siento.

palabras con ningun sentido dijo...

PAula, es la primera vez que camino el cesped de tu hogar y me llevo la magia de palabras que invitan a pensar, te dejo un cariño

Ferípula dijo...

Paula...la emoción es interna, personal...del observador. Yo digo feo, vos lindo...quién "ve" realmente...

"La emoción pertenece al observador"
R. Echeverría.

..yo veo una puerta que se abre...para vos, se cierra?...;)
Un abrazo!

lamima dijo...

Huelo el dolor, y esa sutil línea entre lo que uno quiere y lo que, realmente, puede esperar. Tiempo. Ese es el oro de esta espera. El dolor tiene su trance, siempre. Y las expectativas su desenlace.
Por favor, mira esa otra puerta que se abre.

Anónimo dijo...

No me refería a pasar por la vida sin pena ni gloria, sino todo lo contrario.

Es como el niño que pide a los Reyes un camión grande y ruidoso y le traen un cochecito pequeño y aparentemente aburrido. Se enfada y no saborea el cochecito. ¿por qué tenía que ser mejor el camión?

Sólo pienso que si agradecemos y disfrutamos todo lo que la vida y las personas nos proporcionan, sin esperar que sea de una determinada forma, "VIVIREMOS" el doble.

Pero también son divagaciones mías.

Besitos

Mª Jesús

srcurri dijo...

Lo de querer es bonito y si te quieren a la misma vez, ni te cuento. Una maravilla. Luego están los recuerdos y las cosas siempre parecen mejores.
Como dice Joaquín Sabina "porque amores que matan nunca mueren".
Saludos!

Gubia dijo...

Yo huelo a óleos recien pintados sobre el lienzo y a una habitación medio oscura y a un amor que hace que el tiempo no pase, se detenga.

LE MOSQUITO dijo...

Mil gracias por la inspiración

A mandar...
:)
Mil gracias por tus entradas.

Anónimo dijo...

Es que las primeras veces... son tan infinitas ... y te dejan esa aureola tan iridiscente
besos paula... como me enacanta entrar a tu cocina.. besos
LAONZA

gonzalo dijo...

qué haces con yu alma de maga los días viernes?

Clarice Baricco dijo...

Pregunto y respondo que admiro y disfruto de tu alfabeto.
Tus textos a veces los hago míos.

Te abrazo...

Javier Herque dijo...

Hoy, leerte, me ha hecho recordar preguntas; preguntas que había, que habíamos, olvidado responder.

Y ahora que no importa ir o volver, ahora que ella es lluvia, ahora es cuando mas sentido cobran esas preguntas que quedaron esperando las palabras que no supimos encontrar.


Un abrazo.

Axel dijo...

yo tambien quisiera volver a vivir esa sensacion de cuando uno ama por primera vez...

y de cuando sonaba el telefono y se le encendia algo a uno dentro del corazon...

magnifico, es hermoso tu escrito

saludines!!!

memento dijo...

Paula: me gustaría muchísimo ser editor para poder publicarte. Creo que con eso lo digo todo.

david santos dijo...

Hola!
Texto espectacular y imagen, acienta como una luva!
Gracias, me desculpa myo espanhol. Escribo muy malo, pero hablo e leo bien.
Gracias. Hasta siempre

Lis dijo...

hay tantos cielos...como caminos, qué importa dónde se vuelvan a encontrar,
la vida se muestra y sigue apegada a la muerte

un abrazo

Ártemis Sublime dijo...

Los caminos del amor se invaden de pareceres, de delirios de sí mismos que pueden evitarse si tan sólo pensaramos en disfrutar un poco más cada día como un viaje.

Preciosas letras!
Un saludo!

Ferípula dijo...

Pasé un ratito...besote! Muák!

galafer dijo...

El fuego sòlo lo apagan los que lo crearon y esa es una ventaja!!

gonzalo dijo...

es plena noche en tu ciudad, mis pensamientos te visitan en msedio de aquel invierno, mientras nuestro cometa de verano, deja su estela en nuestro cielo, augurando una época de esplendor.

Isabel Romana dijo...

Una pregunta, la última, que a todos nos gustaría poder responder. Quizá el amor sí dura para siempre. Saludos cordiales.

Bettina dijo...

He vivido del otro lado con sensaciones parecidas y no se lo deseo a nadie. Amores que matan o que hacen sufrir déjalos correr como agua del río.

Patus dijo...

Demasiadas preguntas Paula...mucho sentimiento...y tal vez mucha infelicidad. Me suena a eso, espero equivocarme.
Besos

maite dijo...

Paulaaaaaa!!!!
chiquilla ande tas metío???
como no des señales pronto, voy p'allá!!!

Paula dijo...

Uffff, acabo de regresar de un viaje, y me encuentro con todos vuestros comentarios

espero que disculpéis que, por esta vez, y sin que sirva de precedentes, no os responda uno a uno

Lo que si hago es agradeceros en el alma vuestra visita y vuestras palabras

Un abrazo a todos

palabras con ningun sentido dijo...

Que buen texto... Toda la vida me he considerado un funambulista, de hecho uno de mis blogs se llama así justamente por eso.
La vida, creo yo, es solo eso, una cuerda tensada por la que caminar. En algunos trayectos está tan firme que parece tierra firme y en otras tiembla de tal manera que parece una nube en pleno temporal, pero nunca jamás deja de ser eso.
El secreto de la vida, como del alambre, es olvidarse de su existencia, quitarle entidad, solo vivir, solo avanzar.
Cuando olvidamos por donde caminamos desaparece el camino y comienza la plenitud de la vida.
Un bran abrazo

Paula dijo...

Palabras con ningún sentido, veo que estamos de acuerdo...

Un placer tenerte por aquí, bienvenido