16 marzo 2008

Doble salto mortal

Cuando el niño era niño
era el momento de hacerse esta pregunta:
¿Por qué yo soy yo y no soy tú?
¿Por qué estoy aquí y no estoy allí?
¿Cuándo empieza el tiempo y dónde termina el espacio?
¿No es la vida bajo el sol un mero sueño?
¿No es lo que yo veo, oigo y huelo nada más que el reflejo de un mundo delante de otro mundo?

El cielo sobre Berlín


Desde mi balcón abierto sólo alcanzo a ver el desierto, tras los edificios de gente desnuda, (y nadie se mira, nadie habla), tras los muros, más allá de las vías del tren donde los gatos juegan a inmolarse, tras las autopistas donde dejamos las prisas y las vidas, lejos, siempre lejos, y a la vez tan cerca, el desierto que todo lo invade, como un cáncer o una galaxia, sólo el desierto, sólo, y en mi corazón de arena, los cristales rotos de unos ojos de sucio cielo que seguirán reflejando fraccionada la luz.

No puedo recordar con exactitud en qué momento se secaron las lágrimas, lo que sí sé es que donde antes fluía el llanto aún perduran las flores. Flores de viento, flores del desierto. Eternas y muertas. Abiertas para el desdén del tiempo y del dolor. Y de nuevo, la ya acostumbrada inquietud, la incertidumbre, el vacío de certeza, el desasosiego, este giro imprevisible en la tierra sin caminos desde el arnés de las alturas controlado por un caprichoso dios.

Seguiré danzando en el trapecio, pero no me pidas el entusiasmo de antes, cuando aún pretendía volar. Ven a divertirte si quieres, puedo prometerte una buena función.

Cierro los ojos en el doble salto mortal. Afuera, sólo el desierto.

Mientras ella llora sin saberlo con estas palabras, Damiel se arroja desde el precipicio del cielo y Nick Cave
está preparando su próxima actuación.

No tiene manera de conocer estos acontecimientos


Imagen: E.DEGAS. Mademoiselle La La en el circo Fernando. 1879. Damiel es el protagonista de "El cielo sobre Berlín", el ángel que deja su existencia eterna para vivir su propia humanidad. Una gran película. No sé cuántas veces la he visto.

22 comentarios:

Expediente X dijo...

Paula, hoy después de leerte, me pregunto seguiré siendo un niño, por intentar desvelar "mis Expedientes X", y cuándo hablas del desierto te refieres a las ciudades. Hay dejo mis reflexiones y un beso, de Javi, te espero.

melina dijo...

Estupendo!
Un texto recreativo, desesperadamente vivo.

Abrazos!!!

www.artemissublime.blogspot.com

Nausicaa dijo...

Como diria Manolo García:
Prefiero el trapecio
para verlas venir en movimiento...

Encantada de cruzarme contigo :)

nomesploraria dijo...

Ese mujer mordiendo la cuerda siempre me turbó. La cúpula siena y la luz dramática.
Hermoso texto Paula y dile a tu gata que deje de perseguirme que yo ya estoy comprometido.
:)

Camille Stein dijo...

Una de mis Películas con mayúscula. Bruno Ganz y el trapecio de Solveig Dommartin, Peter Falk: el ángel que volvió a la tierra, los ángeles en la biblioteca... Nick Cave y Solveig bailando en un club berlinés.

Lamia dijo...

Siempre me sorprende, Paula, la fuerza que exudan tus textos.
Un beso.

el_Vania dijo...

Tal vez necesitemos subir al "más difícil todavía" para poder sentir otra vez ese cosquilleo en el estómago a la hora de enfrentarnos al trapecio.
Salud/OS!

Alberto dijo...

Jo!
Cuantas ganas de re-engancharme a mi rutina blogera Pero es que con tanto trabajo, llevo unos meses de infarto.

Aún así un placer pasar por aquí, y poder visitarte, leerte y saludarte.

En un par de meses se acabará el estrés y podré volver a pasearme por mis blogs amigos favoritos.

Un abrazo y cuídate.

Alberto.

Hôichi dijo...

sugerente

besitos

macarena dijo...

hola paula, soy macarena, la verdad no se ni como cai a tu pagina porq nisiqiera tengo bolg,. mas bien tengo fotolog. justo se abio en el posteo de resaca de besos, y lo lei., me parecio re tierno, asi q voy a postiarlo en mi fotolog. [ www.fotolog.com/panicprinnces ] algun dia de estos, espero q no te moleste, todo lo contrario, ademas yo escribo mucho, y bueno... creo q es fabuloso, espero q recibas el mensaje porq no entiendo nada de este flog, parezco, una vieja taratando de prender la computadora,, jaj. bueno te dejo cualqier cosa avisme. besos. macarenna



maqui_achaga@hot..

gonzalo dijo...

abriste una puerta en mi alma.

gaia56 dijo...

Cala dentro tu relato. Flores de viento, de desierto, de dolor... la vida al fin.

hace mucho que no pasaba por aqui, te echaba de menos.

Isabel Romana dijo...

Dramático final, cuando ese doble salto mortal sólo se vislumbra como un espectáculo en el que el alma no cuenta. Escribes maravillosamente bien, paula, aunque al decírtelo me repita. Besos.

El pasajero dijo...

Incluso cuando tras el balcón parece que solo se extiende el desierto, una mañana al despertar puedes encontrar gotas de rocio en los cristales ...

Villeratura dijo...

el gran salto mortal, es la muerte o salir volando dijo julito en su gran Rayuela...
bien por nick cave!

felipoween dijo...

Hola!! soñadora. te mando un saludo desde mis sueños...

:)

gonzalo dijo...

te imagino danzando sobre el mar.

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

hermoso!

Clarice Baricco dijo...

Gozo y sufro al leerte y me gusta. Cada letra partida con el corazón.

Recibe abrazos desde mi columpio interior.

Lis dijo...

ella sigue dando saltos mortales, persevera sin lagrimas. sólo flores...
no sé si yo podría...

gonzalo dijo...

estás cansada?

hafida dijo...

Hola Paula ,buscando el cuadro de Degas me encuentro con tu blog .Gracias ,queria conocer el cuadro en el que Juan Muñoz se inspiró para una de las esculturas que expone en la Tate Modern en Londres .Muy bonito tu texto ahora tengo 57 años pero de niña queria ser trapecista y llevo algun tiempo diciendo "no espereis que vuele " pero es dificil aceptar que ya no se puede, aunque se viva más tranquila .Tal vez es solo cansancio temporal como dice tu anterior comentarista?....no sé lo sabes tu?